Comer junto a la Alhambra

Conozca nuestro restaurante

Un amplio ventanal que recorre toda la fachada del hotel nos abre al privilegiado entorno, amplio y luminoso. Nuestro restaurante cuenta con una capacidad para aproximadamente 130 comensales.

Nuestra cocina tiene sus hondas raíces en la rica y tradicional gastronomía andaluza, a la que nuestro Chef, Alfonso Andrés, le añade su amplia experiencia por tierras levantinas, donde acabó de asentar sus sólidos conocimientos. Esto se traduce en su dominio y maestría con los arroces y paellas, uno de los principales y más sólidos valores de nuestra cocina.

Disfrute de un buen desayuno para empezar el día

Según nos cuentan nuestros clientes, uno de los momentos más agradables y evocadores del día es disfrutar del apetecible desayuno junto al ventanal del restaurante, dejándose acariciar por los primeros rayos del sol, filtrados por los árboles, de dan acceso a la Alhambra.

Tanto si deciden tomar el amplio y variado buffet como si prefieren algo más frugal y ligero, como es el desayuno continental, será una buena manera de cargar batería de cara a la ilusionante jornada de visita a nuestra ciudad.

CARTA 2014 RESTAURANTE Y SUGERENCIASMENU FAMILIAR 2014MENU GUADALUPE

Creemos haber encontrado la fórmula que engloba la buena relación calidad-precio. Y ponemos diariamente a su disposición dos tipos de menú junto a una pequeña y bien dimensionada carta de sugerencias que mezclan lo mejor de la rica gastronomía española con el gusto culinario andaluz. Platos tan bien resueltos como la “lubina flambeada a la pimienta verde”, o la “paletilla de cordero segureño al horno” se mezclan con el tradicional “rabo de toro estofado a la granadina” o las clásicas “habitas baby con jamón serrano de Trevélez”.

Mención aparte merecen los arroces y paellas, especialidad de nuestro Chef, y que sinceramente creemos no deberían perderse durante su estancia en nuestro establecimiento.

Y por último, visite nuestra cafetería

Hay espacios, como evocaba J. Ramón Jiménez de su Moguer natal, que “tienen la luz con el tiempo dentro”. Uno de esos rincones, de los que nos sentimos más orgullosos, es la cafetería de nuestro hotel, situada junto al hall de entrada y la pequeña sala de televisión, espacios en los que disfrutar al mediodía de un exquisito “tentempié” o para relajarse a la caída de la tarde leyendo un buen libro mientras saborea una copa de espirituoso, mientras se percibe tras los ventanales esa luz “que tanto le cuesta dejar Granada”, como bien decía nuestro poeta universal Federico García Lorca.